Contenido del curso

3.3 Consumo Responsable, Identificando el Consumo Consciente.

3.3 CONSUMO RESPONSABLE, IDENTIFICANDO EL CONSUMO CONSCIENTE

 

© 2009. Consejo de la Juventud de Extremadura Consumo Responsable. Manual para una compra consciente. Autores: Patricia Barrena Mera Alejandro Almenara Sánchez Asistencia técnica y diseño: INEXSOS Coordinadoras: Susana Burgos Sevillano Silvia Fernández Gómez

 

“El verdadero progreso social no consiste en aumentar las necesidades,

sino en reducirlas voluntariamente; pero para eso hace falta ser humildes “

Mahatma Gandhi

 

Criterios para un Consumo Responsable Identificando el consumo consciente

De los productos que más deseas y adquieres, elige cinco y responde las siguientes preguntas

¿Necesito lo que voy a comprar? ¿Quiero satisfacer un deseo? ¿Estoy consumiendo libremente o estoy preso de la publicidad? ¿Lo voy a usar? ¿Cuánto me va a durar? ¿Puedo pasar sin él? ¿Voy a poder mantenerlo? ¿Me apetece? ¿Puedo pedirlo prestado a alguien? ¿Y si lo busco de segunda mano? ¿Me he informado bien? ¿Cuando termine su utilidad cómo puedo deshacerme de él? ¿Es reciclable? ¿Qué materiales lo componen? ¿Dónde ha sido fabricado? ¿Sabes quién y cómo se ha realizado el producto?

El consumo responsable supone tener en cuenta una serie de parámetros a la hora de elegir qué vamos a consumir, pero para eso es necesario que tengamos suficiente información. El gran problema radica en la falta de transparencia sobre las empresas, sus productos, ingredientes y procesos, lo que provoca un importante desequilibrio: la empresa tiene la información y no se le muestra al consumidor, así la capacidad de decisión se ve sesgada, la compra no es libre.

El papel de la publicidad, los medios de comunicación y diferentes estrategias de marketing alteran esa información con el objetivo de seducirnos y crearnos la necesidad de adquirir nuevos productos que ni siquiera necesitamos. Como establece Daniel Goleman en su último libro titulado “Inteligencia Ecológica”, para provocar el cambio hacia la sostenibilidad y hacia un planeta más justo es necesario una transparencia radical que permita a los consumidores actuar conscientemente en el mercado. Podemos resumir en tres simples preguntas la información básica que los consumidores necesitamos para practicar el consumo responsable: ¿En qué condiciones humanas se fabrican los productos? ¿Cómo afectan las plantas de producción al lugar donde se ubican? ¿Cuál es su impacto ambiental y sobre la salud? Al contar con esta información nos acercamos a la historia oculta del producto y de la empresa fabricante, pudiéndola añadir como criterio para nuestra compra.

Son muchas las iniciativas dirigidas a superar los vacíos informativos que muchas empresas aún tratan de mantener: Normas de etiquetado, certificaciones, sistemas de trazabilidad, Directiva R E A C H, Memorias de Responsabilidad Social Corporativa, Memorias de Sostenibilidad, revistas independientes, plataformas web de análisis de productos...

 

INTRODUCCIÓN

Consumo responsable criterios sociales y éticos. Como consumidores debemos tener en cuenta antes de adquirir un producto o servicio aspectos éticos relativos al cumplimiento de unas condiciones laborales dignas, salarios mínimos, derechos de los trabajadores y lucha contra el trabajo infantil. Existen convenios y normativas al respecto y estándares como el de Comercio Justo. También podemos considerar criterios sociales relacionados con el mercado laboral priorizando la compra de productos y/o servicios elaborados por empresas de economía social, en particular aquellas que brindan oportunidades de empleo a colectivos desfavorecidos (discapacitados, personas excluidas o en riesgo de exclusión, etc.).

Criterios ambientales

La incorporación de criterios ambientales en nuestras compras, o el llamado consumo ecológico, es el aspecto más conocido y extendido del consumo responsable: - Reduce el volumen de tus compras. - Compra productos que cumplan una serie de requisitos ambientales y/o ecológicos. - Rechaza productos que necesiten un elevado gasto de recursos naturales para su elaboración. - Sustituye productos contaminantes por otros naturales o biodegradables. - Prioriza el consumo local y cercano frente al que precisa de un transporte desmesurado. - Evita los productos que generen un exceso de residuos debido a su embalaje.

Hay empresas que ven la necesidad de dicha transparencia para conseguir la confianza del consumidor y para asegurar el futuro del negocio y del planeta. No son pocas las que ya incorporan criterios responsables social y ambientalmente desde la propia cultura empresarial, convirtiéndose en importantes impulsores del cambio a lo largo de toda la cadena de proveedores.

Como comprobaremos, realizar un consumo responsable no es un acto reservado a grandes activistas o “superhéroes”, no es más que comenzar a pensar y decidir sobre nuestros hábitos de consumo. Al encontrarse dentro de la actividad más común que realizamos de forma cotidiana, el consumo, no conlleva un cambio muy radical de comportamiento, no precisa de un esfuerzo sobrehumano, tan sólo de la voluntad y la razón crítica. Seguimos consumiendo pero desde un nuevo punto de vista, incorporando nuevas reflexiones, acciones, ritmos y sensibilidades. Manual para una compra consciente. A la hora de comprar recuerda estas sencillas cuestiones, y lo más importante, ponlas en práctica y comienza a apoyar otro tipo de consumo, es responsabilidad de todos.

• Debes hacerte las preguntas señaladas anteriormente y, sobre todo, piensa si lo que vas a comprar va a satisfacer realmente una necesidad o deseo, o si lo compras compulsivamente.

• Piensa a qué tipo de comercio quieres favorecer. No olvides que consumir productos locales, productos ecológicos o de comercio justo, productos naturales, productos reutilizados y reciclados, son sin duda las mejores opciones medioambientales y sociales.

• Infórmate acerca de las repercusiones sociales y medioambientales de los bienes y servicios. Pide información, estás en tu derecho.

•Asegúrate de la calidad de lo que compras, de cara a adquirir bienes más saludables y duraderos. •Busca alternativas que logren reducir al mínimo la explotación de los recursos naturales y tú propio consumo: reducir, reutilizar, segunda mano, intercambiar, reparar, compartir...

•Haz un buen mantenimiento de las cosas. •Cuando el producto ya no sea útil, reutiliza o recicla los materiales de los que está hecho.

Revisa la Ley General de Salud en lo relativo a:

TITULO DECIMO SEGUNDO Control Sanitario de Productos y Servicios de su Importación y Exportación.

CAPITULO I Disposiciones Comunes Particularmente los Artículos: 210 y 212.

Así como el: CAPITULO II. Alimentos y Bebidas no Alcohólicas En su Artículo 215, fracciones VI y VII.

Es también importante conocer la LEY DE PRODUCTOS ORGÁNICOS, especialmente el CAPÍTULO TERCERO DE LAS REFERENCIAS EN EL ETIQUETADO Y DECLARACIÓN DE PROPIEDADES EN LOS PRODUCTOS ORGÁNICOS.

  

 

Vistas
73 Número de vistas
44 Vistas de miembros
29 Vistas públicas
Compartir en redes sociales
Compartir enlace
Usar un enlace permanente para compartir en redes sociales
Compartir por correo

Por favor iniciar sesión para compartir esto webpage por correo.

 

© 2019 Gobierno de Puebla.
Aviso de privacidad