Contenido del curso

3.5 El Consumo Crítico, Ético y Responsable

3.5 EL CONSUMO CRÍTICO, ÉTICO Y RESPONSABLE

 

 

LA REVOLUCIÓN DE LAS REDES La colaboración solidaria como una alternativa pos-capitalista a la globalización actual.

 

EDITORA VOZES, Petrópolis, Brasil, 2001

TRADUCCIÓN, Jesús Ramírez Funes y equipo:

Liliana Vázquez Roa, César Luengas Bautista.

México 2006

ESTILO, Equipo: Guadalupe Corono Vargas


El Consumo como Mediación del Bien–Vivir

El consumo es una exigencia para la reproducción de cada ser vivo en particular.  Sin consumo la vida de cualquier ser se agota, resultando su muerte.  En el caso de la vida humana, el consumo no sólo busca satisfacer las necesidades naturales, biológicas, sino también necesidades culturales producidas por la propia forma de vivir de las sociedades.  Además de esto, también consumimos para satisfacer deseos, mitigar miedos, calmar ansiedades, sentirse especial, etc.

Podríamos destacar rápidamente tres prácticas de consumo – el consumo alienante, el consumo compulsivo y el consumo como mediación del bien-vivir- y el consumo solidario.

El consumo alienante, que ya consideramos anteriormente, es practicado masivamente en la actual sociedad capitalista por gran parte de la población.  Muchas personas buscan en las mercancías más que simples cualidades objetivas.  Influidos, anuncios publicitarios) y modismos, muchas personas conceden a los productos ciertas cualidades virtuales que acaban determinando su adquisición y consumo.  Deseos, anhelos, angustias, miedos y necesidades son modelados de tal modo que el consumo de ciertos productos de ciertas marcas se considera:  como la mejor opción para alcanzar la felicidad, la realización humana, la realización de los deseos más íntimos, la superación de los obstáculos; como condición para triunfar en la vida, tener una bella enamorada o enamorado, garantizar el confort (la comodidad) y la paz de la familia, alcanzar el éxito profesional, ser reconocido por los amigos, conseguir prestigio, etc.

Otra parte significativa de la sociedad, practica el consumo compulsivo.  En los casos más dramáticos, revisan en los botes de basura de los centros urbanos en busca de restos de comida o entran a bares y restaurantes, pidiendo algo de comer a las personas presentes, que –por ser mendigos- son expulsados de ahí.  En esta situación límite poco se puede escoger.  Sin embargo, estos siempre compran uno u otro producto que, en su imaginario –producido por la publicidad-, satisfaga algún deseo, es decir, no sólo se consume para satisfacer alguna necesidad, sino  simplemente por el placer de consumir.  En un estrato un poco más elevado, los consumidores pasan a jugar con los criterios de cantidad y calidad considerando la determinada cantidad de recursos que pueden disponer para realizar sus compras.  

El consumo como mediación del bien-vivir es otra modalidad de consumo – aquí importan menos las apariencias e imaginarios que producen los medios de comunicación que la satisfacción de las necesidades personales, la preservación de la salud y del bien-estar, y el refinamiento de los placeres que hace posible el consumo. Practicar el consumo como mediación del bien-vivir requiere el refinamiento de la sensibilidad y sentidos humanos, bien (así) como el desarrollo de criterios de evaluación a partir de los cuales se seleccionen los objetos, dentro de las posibilidades de consumo que cada uno tenga, (y) que contribuyan de la mejor manera, con la singularidad de (de forma singular para) cada persona, con el bien-estar social y con la preservación de los ecosistemas.  Sin embargo, lo más importante a destacar, es que de algún modo, el bien-vivir es siempre compartir.  En los momentos en que nos sentimos satisfechos y felices de poder vivir intensamente, siempre surge en nosotros el deseo de compartir este instante con alguien

El Consumo Solidario

El consumo solidario se da cuando la selección de lo que consumimos se hace no sólo considerando nuestro bien-vivir personal, sino también el bien-vivir colectivo.  Este tipo de conducta solo es posible cuando las personas comprenden que la producción encuentra su finalidad – o su fin – en el consumo, de(y)  que este tiene impacto sobre todo el ecosistema y sobre la sociedad en general.  En otras palabras, el consumo es la última etapa de un proceso productivo y las decisiones de consumo – que toman los individuos en particular y la sociedad como un todo – pueden influir tanto en la generación o el mantenimiento de puestos productivos en una sociedad, en la preservación de ecosistemas, en el reciclaje de materiales, en el combate a la contaminación, en la promoción del bien-estar colectivo de la población de su comunidad, de su país y del planeta; pero también pueden generar desempleo, colaborar en la destrucción de ecosistemas y en la extinción de especies vegetales y animales, en la producción cada vez mayor de basura no biodegradable, en el aumento de la contaminación y en empeorar la calidad de vida de la población de su comunidad, de su país y del planeta como un todo.

En la nota anterior se mencionó una guía muy interesante, con criterios e información que permite seleccionar los productos para un consumo crítico y responsable.  El sitio de la ONG responsable de su elaboración, se encuentra en www.emi.it  -Sobre el tema de consumo crítico, véase también el Anexo I (Consulta el libro en nuestra biblioteca del diplomado en línea)


De este modo, las decisiones de consumo pueden influir en el mantenimiento del empleo o en la generación del desempleo.

El consumo solidario, a diferentes niveles, es practicado actualmente en miles de lugares Esta forma de consumo, preocupada por el bien vivir de la colectividad, se puede promover y difundir. Cuando los pobres, los excluidos y todas las personas que tienen una conciencia solidaria comprenden que al escoger

Una nueva sociedad pos-capitalista estará surgiendo, centrada no sólo en el consumo solidario, sino en el consumo en razón del bien vivir.

 
Realiza estas últimas 3 lecturas y coméntalas con tu asesora o asesor:   

 

Vistas
53 Número de vistas
37 Vistas de miembros
16 Vistas públicas
Compartir en redes sociales
Compartir enlace
Usar un enlace permanente para compartir en redes sociales
Compartir por correo

Por favor iniciar sesión para compartir esto webpage por correo.

 

© 2019 Gobierno de Puebla.
Aviso de privacidad